Título

WEB LOGO FINAL.png
PROYECTO DE RIEGO
ASEGURAR LA DISPONIBILIDAD DE AGUA

El productor que desee desarrollar un proyecto de riego dentro de la Provincia de Córdoba debe conocer perfectamente los pasos a seguir en su implementación, tanto para cumplir con la legislación vigente como para no cometer errores en el diseño del proyecto que le resulten costosos o puedan hacer fracasar el proyecto.

Es de vital importancia que, además de realizar el análisis económico de la nueva inversión, antes de elegir y dimensionar el sistema de riego, esté seguro sobre la existencia y disponibilidad suficiente de agua en su campo, tanto en cantidad como en calidad. Por ello, primero debe efectuar un estudio de factibilidad conjugando conocimientos geológicos y agronómicos para determinar la posibilidad o no de implementar el riego, en función de la calidad y cantidad de agua necesaria para satisfacer los requerimientos de los cultivos.

 

Contacte un hidrogeólogo, estos profesionales especializados lo orientarán en los pasos a seguir en el estudio hidrogeológico para la prospección y obtención de aguas subterráneas mediante perforaciones profundas, los que se sintetizan de la siguiente manera:

 

  • Antecedentes en la zona. La existencia de buena calidad de agua en perforaciones profundas cercanas al establecimiento, incrementa la probabilidad de contar con acuíferos aptos para regar y permite una primera estimación de la hidrogeología local.

  • Relevamiento geológico para determinar la geomorfología de la zona, los materiales que se encuentran en el subsuelo y la capacidad de recarga de los acuíferos. Se basa en relevamiento de campo y estudios mediante fotografías aéreas, imágenes satelitales y modelos digitales del terreno.

  • Estudio geoeléctrico (Medición de resistividad por Sondeo Eléctrico Vertical, SEV). Prospección mediante la cual se determina la ubicación en profundidad de los posibles acuíferos en base a su conductividad eléctrica.

  • Perforación de exploración. Si los estudios previos señalan que existen condiciones favorables, se realiza una perforación de exploración que permitirá obtener muestras de sedimentos y un hacer registro continuo del perfil estratigráfico mediante la realización de un perfilaje eléctrico para: confirmar las posibilidades reales de obtener agua y un posterior diseño de la obra de captación (elección del tipo de filtros su ubicación y selección de la grava de prefiltro).

  • Perforación definitiva. Si la exploración demuestra que existen condiciones favorables, se realiza el ensanche, entubado, engravado y limpieza de la perforación.

  • Desarrollo y ensayos hidráulicos de la perforación. Una vez finalizada la etapa anterior es necesario realizar pruebas para determinar los parámetros hidráulicos de la perforación y, en base a ellos, el caudal de agua más adecuado a extraer.

IMPORTANCIA DEL CAÑO PIEZOMÉTRICO

 

Caño Piezométrico:

 

Caño que se utiliza para introducir una sonda o sensor piezométrico con el fin de medir sin inconvenientes los niveles de agua de la perforación (estático y dinámico).

Es una cañería constituida por caños de acero galvanizado de 1 pulgada (ó 1 y 1/4”) de diámetro interno, soldada por la parte exterior del entubado de acero de la perforación y conectado a la cañería principal mediante un orificio practicado a través de ella. Deberá existir una perfecta comunicación entre el interior del caño de entubado y el interior del caño piezométrico que permita una libre circulación del agua entre ellos, con el fin de que los niveles de agua en ambas cañerías sean iguales.

Debe ser colocada en el momento del entubado de la perforación, de forma paralela a la cañería principal y apoyada en esta, con el fin de no dejar espacios que dificulten o perjudiquen las tareas de entubado y engravado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La longitud del caño piezométrico puede ser variable, pero no debería ser inferior a 90 metros y siempre deberá alcanzar los 60 m por debajo del nivel estático del pozo. En superficie el caño piezométrico, al menos, debe sobresalir 50 cm por encima del ras de la cañería de entubado y deberá contar con un tapón de protección, a fin de evitar el ingreso de objetos que puedan taponar u obstruir su interior.

En el caso de las perforaciones ya construidas, el caño piezométrico deberá ser instalado junto con la cañería de impulsión del agua (cañería de bombeo). Para ello se deberán utilizar tubos de polipropileno roscados o tubos continuos de polietileno para conducción de agua tipo K4 ó K6 de 1 pulgada (ó 1 y 1/4”) o equivalentes con un espesor de pared no inferior a 3mm.  Estos caños deberán ser unidos a la cañería de impulsión, en forma paralela a la misma, mediante precintos adecuados; y se ubicarán desde el acople de la bomba con la cañería de impulsión hasta la superficie, donde deberá sobresalir 50 cm. por encima del ras de la cañería de entubado y deberá contar con un tapón de protección, a fin de evitar el ingreso de objetos que puedan taponar u obstruir su interior.

Consorcio de Regantes.jpeg